viernes, 12 de abril de 2013

Ciclo vital

     El discípulo, asomado al ajimez, observó cómo la estrella fugaz dibujaba un luminoso arco sobre el firmamento nocturno de la ciudad de Asora. El fenómeno se desvaneció en segundos, pero el joven permaneció junto al doble ventanal mientras la fresca brisa agitaba los bordes de su capucha. Bajo ella, las equilibradas facciones dibujaban una insólita expresión a medio camino entre la determinación y la incertidumbre.

     —Es casi la hora, Thymus —anunció una voz a su espalda. El encapuchado desvió la mirada hacia
la clepsidra situada en una esquina, sobre un soporte de madera decorada con bellos pirograbados, y  asintió. Se arrebujó en la capa en un gesto instintivo, más debido a las palabras de su mentor que al relente nocturno, y volvió a escrutar el cielo con la esperanza de contemplar de nuevo tan extraño evento. Por toda respuesta, aquél le mostró su rostro más sereno e inmutable.
     —Dicen los sabios que quien disfruta del privilegio de observar semejante e insólito prodigio es recompensado con una experiencia única y enriquecedora —apuntó el maestro con intención de infundirle ánimos.
     —Quizá sólo se refieran a la propia contemplación del portento —respondió Thymus tras darle la espalda al ventanal y al hermoso parteluz de alabastro que lo dividía.
     —Pronto lo averiguaremos —concluyó el anciano mientras llevaba su mano izquierda al báculo que sostenía con la otra para apoyar todo su peso en él. Observó a su alumno y preguntó—. ¿Te sientes preparado? Thymus ignoró un inoportuno vuelco del corazón y asintió. Llegados hasta allí, dudas e inseguridades debían quedar atrás. Aquélla era la principal enseñanza que Ereldar, su maestro, se había esforzado en transmitirle durante años. El resto, afirmaba, se conseguía con una constante adición de conocimientos y largas sesiones de entrenamiento; una equilibrada mezcla de talento, habilidad y tesón.
    —De acuerdo. Vayámonos pues —dijo el mago antes de abrir la puerta y adentrarse en la penumbra del corredor rumbo a la Sala de la Prueba. Thymus siguió al anciano a través de escaleras, pasillos, pórticos y un amplio peristilo, en cuyo frondoso jardín había recibido numerosas clases de Ereldar. Un atisbo de melancolía asomó a su conciencia por un pasado que no regresaría, pero pronto se amonestó por permitir aquella brecha en su concentración. Semejante error en medio de la Prueba podía costarle la vida.

     Por fin llegaron a una entrada monumental protegida por dos grandes portones de bronce, los cuales se abrieron con una palabra que Ereldar acompañó de un gesto y volvieron a cerrarse a espaldas de Thymus con un suave sonido metálico, que reverberó a lo largo y ancho de la enorme estancia. La Sala de la Prueba era un recinto exclusivo en el santuario, reservado a un único y significativo propósito. Allí se decidía quién estaba capacitado para convertirse en mago de pleno derecho, con sus atribuciones y deberes. Thymus paseó la mirada alrededor y se dejó envolver por el enigmático halo de conocimiento, entre arcano y místico, que impregnaba el lugar. El centro de la Sala quedaba inmerso en un amplio círculo labrado en piedra, ribeteado de símbolos e inscripciones: hechizos de protección que permitían al convocador afianzar su control sobre las criaturas conjuradas. La dificultad añadida residía en la propia naturaleza de dicha convocación, pues allí no era posible llamar a una criatura en concreto. Seres mágicos eran atraídos al azar hasta el interior del círculo a través del portal; el poder, la habilidad y la concentración de los conjuradores debían bastar para contenerlos hasta que se les permitía enviarlos de regreso y sellar el acceso. Sólo entonces se consideraba superada la Prueba.

     Varios flameros, distribuidos en lugares estratégicos, proporcionaban luz suficiente excepto en la pared del fondo, donde a media altura entre el suelo y el techo se adivinaba una galería labrada en la roca. Desde allí tres magos del Templo, cuyos nombres desconocía, observarían y juzgarían. Pasara lo que pasara, no les estaba permitido intervenir en modo alguno a menos que él muriera, así que siguió el consejo de Ereldar y los ignoró. El anciano, que se había detenido al borde del círculo, pareció adivinar sus pensamientos y se giró para dedicarle una penetrante mirada.
     —A partir de aquí has de seguir solo —el mago hizo una pausa. Luego, tras una leve vacilación, añadió—. Recuerda esto, muchacho: debes aprender a ver la verdad más allá de las apariencias. Sólo los vivos aprenden de sus errores —y acompañó sus palabras de un cariñoso apretón en el hombro del discípulo, tras lo cual se alejó en silencio hasta abandonar el recinto. Thymus, perplejo, reflexionó sobre tan misteriosas palabras y se atrevió a sospechar que Ereldar había empleado sus dotes pre cognitivas para extraer información de potenciales futuros…Un gong sonó en algún lugar de la galería interrumpiendo sus cavilaciones. La Prueba había dado comienzo.

     Thymus se concentró y reunió la energía necesaria para iniciar la convocación. Luego musitó las palabras precisas y varias runas se iluminaron con un intenso resplandor anaranjado. Sintió cómo la energía fluía a través de él, y una chispa de conciencia se reveló contra su voluntad para entonar un silente deseo: que apareciera una entidad fácil de controlar. Un estallido de luz, acompañado de un sonido que nunca antes había escuchado, llenó la Sala por unos instantes y Thymus tuvo un mal presentimiento. Observó, no sin alivio, que el círculo protector seguía intacto, aunque su convocación había traído una criatura que no supo reconocer. Se asemejaba a un espectro en su transparencia, en la ausencia de miembros inferiores y en que se desplazaba por el aire, pero era mucho más pequeño y su mirada no reflejaba la malignidad de aquéllos. Tampoco compartían el color verde del característico halo, pues aquel ser, que lo observaba con ojos rasgados carentes de pupilas, estaba envuelto en un suave fulgor azulado. Otra diferencia era la ausencia de boca, y Thymus se lamentó de lo difícil que sería comunicarse. Por fortuna, tan sólo debía mantener el control durante un tiempo, hasta que se le permitiera enviarla de regreso, así que decidió tranquilizarse y reservar fuerzas. De pronto la criatura se lanzó contra el borde y rebotó hacia atrás al chocar con el escudo de energía que la bloqueaba. Sus ojos se estrecharon y Thymus no supo qué pensar. Entonces una voz resonó en su cabeza.
     —“¡Por favor! ¡Libérame!” —¿Pero qué…? —dijo Thymus sin acertar a comprender qué ocurría.
     —“Los dos estamos en peligro. ¡Debes liberarme!” —le apremió de nuevo aquella voz. Thymus abrió mucho los ojos al entender lo que pasaba. ¡¡Aquella cosa se comunicaba a través de los pensamientos!!
     —¿En peligro…? ¿De qué hablas…? No…no puedo. No es tan sencillo… — balbuceó el joven mientras se recuperaba de la sorpresa inicial. La criatura parecía sincera, pero podía tratarse de un engaño. Si incumplía las normas, fracasaría. Es lo único que sabía.
     —“Él sabe quién soy y no te permitirá continuar.” —Los pensamientos de la criatura añadían más confusión a la mente del discípulo.
     —¿De quién hablas? No hay nadie más aquí —mintió Thymus sin atreverse a desviar la mirada hacia la pared del fondo. Entonces oyó un sonido procedente de aquella parte de la Sala.
     —¿Quién anda ahí? —el resplandor del círculo y de la propia entidad lo deslumbraban. Justo en ese momento percibió una silueta que avanzaba lentamente hacia ellos. La criatura se alejó cuanto pudo de ella.
     —¿Ereldar? ¿Eres tú, maestro? —Thymus no entendía nada, aquello no debería estar ocurriendo. La voz del desconocido le llegó desde el otro lado.
     —Tranquilo, muchacho, me conoces. Soy Narinian —el discípulo reconoció la reconfortante voz del mago, amigo de Ereldar, pero más joven—. Me temo que vamos a tener que interrumpir tu Prueba debido a la peligrosa naturaleza de esta criatura.
     —“No le escuches. Si lo haces, te matará” —la entidad sonaba desesperada, pero él no era quién para oponerse a un mago. Entonces se le ocurrió algo.
     —Maestro Narinian, ¿dónde están los otros? ¿Por qué no han bajado? —se produjo una pausa, pero la respuesta llegó sin vacilación.
     —Veo que eres desconfiado, muchacho. En cualquier otro momento alabaría eso, pero debes saber que el peligro que enfrentamos es real. Sólo estamos a salvo gracias a los sellos mágicos que estableciste, pero esa criatura que ves ahí es un dáralar, y me juego cualquier cosa a que a estas alturas ya casi te ha convencido para que le dejes escapar.
    —¿Un dáralar? —Thymus jamás había oído hablar de aquel ser. Narinian se acercó un poco más y la luz del círculo de convocación iluminó su rostro, enmarcado por una cuidada barba y por la capucha de su túnica azul oscuro.
     —Los dáralar son criaturas mágicas casi imposibles de ver, pues viven en su propio plano, y poseen gran resistencia a ser conjuradas, así como a permanecer confinadas. En las contadas ocasiones que aparecieron, lograron escapar, y la devastación que siguió fue inenarrable. Las más antiguas crónicas advierten contra estos mortíferos seres —concluyó el mago.
     —“¡Miente!” —Thymus miró al dáralar con aprensión, pero éste siguió proyectando sus pensamientos de manera atropellada—. “Es verdad que soy un dáralar, y que vivimos en nuestra propia dimensión, pero no somos seres destructivos. Tienes que creerme, no dejes que...”
    —¡Basta! —El discípulo se llevó una mano a la cabeza. Los pensamientos del dáralar no le dejaban discurrir con claridad, pero cesaron tan pronto como gritó la orden.
    —Te lo dije, Thymus. Si dejas que te convenza, estaremos perdidos —Narinian parecía saber por lo que el joven estaba pasando.
    —¿Qué debo hacer, maestro? ¿Devolverlo a su plano y cerrar el portal?
    —Es una opción, pero hay otra mejor. ¡Ayúdame a capturarlo! De ese modo podremos estudiarlo y crear hechizos para protegernos de ellos.
    —Eso va contra las normas… —protestó Thymus, preocupado por las consecuencias que podía acarrear.
    —¡Olvida las normas, muchacho! El peligro al que nos enfrentamos es mucho más importante. Me encargaré en persona de que puedas enfrentar de nuevo la Prueba más adelante.
    —Pero, ¿y los otros…? —empezó Thymus acordándose una vez más de los otros magos, de esos que Narinian había evitado hablar.
    —¡Ellos están de acuerdo conmigo!¡No vuelvas a dudar de mis palabras y obedece! —amenazó Narinian mientras alzaba una mano y hacía aparecer una bola de fuego. Thymus jamás había estado tan confuso. Si seguía al mago podía ser tan malo para él como si le llevaba la contraria y la entidad se liberaba. Recordó entonces las palabras de su maestro y lamentó que no estuviera allí a su lado. El tiempo pareció prolongarse mientras intentaba decidir qué hacer, y fue entonces cuando comprendió que sólo contaba con su propio criterio.
    —Si tanto lo quieres, ¿por qué no lo atrapas tú mismo? —Thymus hizo un gesto y deshizo los hechizos de protección que contenían al dáralar. Narinian gritó una maldición y arrojó la bola de fuego contra el discípulo.
   —Escudo —musitó Thymus y un halo blanquecino lo envolvió impidiendo que el fuego lo alcanzara. Echó un vistazo al dáralar, que había optado por alejarse de Narinian. Un pensamiento llegó hasta él.
   —“Gracias”.
   —No me las des aún —dijo Thymus tras fijarse en la mirada de odio del mago y verle mover los labios. Un remolino apareció de repente bajo sus pies y, antes de que pudiera reaccionar, lo elevó haciéndolo girar para luego desaparecer tan rápido como había surgido. El joven se precipitó al suelo, donde quedó aturdido y dolorido. Narinian se acercó despacio y formó una garra con su mano.
    —Tenaza —una intangible zarpa helada se cerró sobre el cuello de Thymus, que pronto sintió cómo el aire empezaba a faltar de sus pulmones. Incapaz de concentrarse para lanzar un hechizo, supo que era el fin. El dáralar observaba la escena desde la distancia pero, de repente, se movió hacia ellos a gran velocidad y desapareció en su interior. La mente se le aclaró al instante y los hechizos acudieron con facilidad, como cuando los repasaba con Ereldar. No perdió el tiempo en intentar comprenderlo. Reunió energía suficiente, miró a Narinian y musitó una palabra.
    —Ariete —el mago salió despedido con fuerza hacia atrás y cayó al suelo hecho un confuso ovillo de brazos, túnica y piernas. La garra mágica que bloqueaba el cuello de Thymus había desaparecido, y éste tosió varias veces mientras el aire fluía de nuevo a sus pulmones. Sentía al dáralar dentro de él y, de alguna extraña manera, compartía sus pensamientos. Pero ahora estaba seguro de que la criatura no le había mentido. Narinian se incorporó, Thymus hizo lo propio. Dudaba de que, incluso con la ayuda del dáralar, pudiera hacerle frente, pero tampoco se lo pondría fácil. En ese momento el portal se iluminó y apareció otro dáralar, pero éste era el doble de grande que el primero. Narinian reaccionó al instante y un rayo eléctrico emergió de sus manos contra el recién llegado, pero éste lo esquivó con cierta facilidad. En respuesta, sus ojos se iluminaron y uno de los flameros voló hacia el mago desde la pared. Éste musitó algo y el objeto se estrelló contra un muro invisible, esparciendo por el suelo los ardientes compuestos químicos que contenía. El dáralar atacó de nuevo y otro flamero avanzó contra su adversario desde otro punto de la habitación, y luego otro más. Narinian se protegió de todos ellos con el escudo mágico. Luego apuntó a su contrincante.
    —Parálisis —susurró el mago, y el dáralar quedó inmóvil. Narinian esbozó una sonrisa, y se volvió hacia el discípulo.
    —Escogiste el bando equivocado, muchacho —los encolerizados ojos del brujo relampaguearon mientras se acercaba.
    —¿Por qué haces esto?
    —Porque ningún mago que se precie renunciaría a aprovechar la oportunidad que tú me has brindado hoy —respondió Narinian.
    —¿A qué te refieres? ¿Por qué es tan importante atrapar a un dáralar? —Thymus intentó ganar tiempo con la esperanza de que alguien interrumpiera la Prueba, aunque sabía que no era probable que tal cosa ocurriera.
    —Se nota que no eres mago, pero…en consideración al favor que me has hecho, te lo explicaré antes de…dar por terminada tu Prueba—. Thymus captó la mortal amenaza, pero no dijo nada. El joven dáralar le abandonó y fue a reunirse con el recién llegado. Narinian continuó hablando como si nada.
    —Es cierto lo que te dije. Los dáralar son difíciles de conjurar, y más aún de atrapar. Lo sé bien, pues lo he intentado durante años sin éxito…hasta hoy —la mirada del mago brilló, anhelante—. Ya lo has visto, son poderosos y con una capacidad inigualable para combinar sus habilidades con otros seres. Sólo hay que “convencerles” de querer colaborar para obtener destrezas más allá de la imaginación.
    —¿Es por eso que has matado a tus compañeros? —Thymus no estaba seguro de aquello, pero sabía que haría hablar a su adversario y, con suerte, lo distraería lo suficiente como para intentar sorprenderlo con la guardia baja. Había preparado un hechizo, pero de nada le serviría si Narinian seguía pendiente de él.
    —¿Esos idiotas? Jamás me lo habrían permitido. Sus reticencias, su…moral — torció el gesto al pronunciar la palabra—, nos condenan a todos a la mediocridad más aborrecible… pero basta de palabras. Aún queda mucho por hacer—. El mago apuntó al discípulo, pero el pequeño dáralar emergió del suelo como un fantasma y desapareció de nuevo en el cuerpo de Thymus. Los ojos de éste centellearon con un fulgor azulado y emitió un grito psíquico que hizo retroceder a Narinian con las manos apretándose la cabeza. Perdida la concentración con que mantenía su hechizo de retención sobre el dáralar, éste quedó libre y se abalanzó contra el mago, que chilló al verlo venir. La entidad desapareció en su interior y el hombre dejó de aullar, luego puso los ojos en blanco y, tras varios segundos en los que se estremeció de forma incontrolable, se derrumbó. El dáralar emergió del cuerpo inerte de Narinian y se dirigió hacia Thymus, que escuchó sus pensamientos aunque no se dirigían a él.
    —“¡Sepárate!” —el pequeño dáralar abandonó una vez más su cuerpo, lo que provocó en el humano una extraña sensación de soledad. Hasta él llegaron los pensamientos del dáralar más grande.
    —“¿Por qué ayudaste a mi hijo?” —el discípulo miró al joven dáralar, que lo observaba con tanta atención como su progenitor, más, quizá, con un toque de curiosidad. Respondió casi sin pensarlo.
    —Porque me necesitaba y... porque sentí que era justo.
    —“Lo que has hecho acarrea consecuencias que no puedes eludir” —los ojos del dáralar brillaron con un intenso fulgor azulado. Thymus tragó saliva pero no dijo nada, asintió sin saber qué era lo que le esperaba. La criatura avanzó y desapareció en su interior, mientras Thymus dedicaba lo que creía que era su último pensamiento a Ereldar, su maestro ausente. Sintió cómo una ola de calor recorría su cuerpo con una intensidad tal que sólo creía posible en alguien que se estuviera abrasando pero, para su sorpresa, no se quemaba. Los pensamientos del dáralar se fundieron con los suyos, y entonces comprendió… Supo que cada dáralar muere tiempo después de engendrar a su hijo, pero mucho antes de que éste adquiera la madurez suficiente para valerse por sí mismo. Es otro dáralar sin descendencia quien se encarga de guiarlo y protegerlo el tiempo necesario. Pero su interferencia al abrir el portal que atrapó al joven dáralar y su posterior intervención para salvarlo de Narinian había forzado la creación del vínculo entre ellos dos. Por muy disconforme que estuviera con aquella situación, el dáralar no podía hacer otra cosa que aceptarlo, y lo había marcado como protector de su hijo para que lo cuidara cuando él ya no estuviera. La criatura abandonó a Thymus y se reunió con su hijo, y juntos flotaron hasta el centro del portal. El dáralar adulto se comunicó con él por última vez.
    —“Debemos partir. Cuando llegue el momento, él volverá contigo para que cumplas con tu compromiso”.
    —“Gracias otra vez…Thymus. Adiós.” —la voz del joven dáralar resonó en su mente mientras se disponía a enviar a ambos seres de vuelta a su hogar. Poco después Thymus, discípulo de Ereldar, observaba de nuevo, casi sin prestar atención, la vacía y caótica Sala de la Prueba, y se preguntaba cómo demonios le iba a explicar aquello a su maestro.

                                                                 
 
                                                                                    

11 comentarios:

  1. en anterior ocacion te dije que el cuento del unicorni era el mejor , pero despues de leer este creo que no dejas de impresionarme... te felicito es que esta historieta es genial y muy bien narrada es que me quede muy bien con la trama desde un principio y hasta el final , que es muy bueno y muy bien elaborado , y espero que lo continues porque dejas muy bien la puerta entre junta para seguir la historia y te lo recomindo ... una ves mas te felicito es muy bueno, es mas que so , es genial en hora bueno helkion.... continua que vas muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, no sé qué decir... Me alegro muchísimo de que te haya gustado. En cuanto a la posibilidad de continuar la historia, es cierto que se presta a ello, y ya me lo habían sugerido. Me siento muy tentado a hacerlo, aunque todavía no lo he decidido. Muchas gracias por los ánimos, me ayudan mucho a seguir escribiendo y publicando. Un saludo.

      Eliminar
  2. Que puedo decir yo que no soy capaz ni de escribir una postal.....solo decir que lo he leido todo de un tiron cosa que en mi no es facil,lo que quiere decir que engancha cosa que en mi humilde opinion es mucho...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que te haya enganchado lo suficiente como para que pudieras leerlo de una sola vez. Espero que te ocurra lo mismo con el resto de relatos, si te decides a leerlos. Un saludo.

      Eliminar
  3. Hola Helkion:

    Por fin he sacado tiempo y he leído tu relato. Ahí van mis impresiones:

    Contras:

    Pocos. He observado algún detalle, pero dado que demuestran una técnica depurada, supongo que no pasan de ser meros gazapos. No vale la pena ni mencionarlos.
    Un fragmento de la parte en la que explicas el combate entre Narinian y Thymus/dáralar queda algo confuso para mí. Me pareció entender que el dáralar joven estaba en el interior de Thymus cuando apareció el padre de la criatura, pero luego mencionas que surgió del suelo como un fantasma y se metió en el cuerpo de Thymus. O lo he entendido mal o hay un error. Lo he releído varias veces y no lo veo, pero ya te adelanto que a mí se me hace difícil a veces leer en la pantalla :-). También observo, aunque esto sea algo meramente subjetivo, que quizás Thymus presta atención al dálarar demasiado pronto. La criatura le dice que están en peligro y el mago manifiesta su sorpresa, pero enseguida toma en consideración sus palabras:

    —¿En peligro…? ¿De qué hablas…? No…no puedo. No es tan sencillo…

    En la misma frase se muestra sorprendido y, al decirle que no puede y que no resulta tan sencillo, parace que inmediatamente lo toma en serio. Una vez te pones en la piel de Thymus (cosa que consigues con gran eficacia, ¡enhorabuena!), quizás debería tardar más en salir de su sorpresa y empezar a escuchar y a tomar en consideración a la criatura. Al fin y al cabo, se supone que es algo chocante, debería tomarse unos instantes de reflexión para asimilar ese hecho. Al ser un relato, creo que un par de líneas de diálogo bien puestas serían suficientes para no dar esa sensación de inmediatez. Pero bueno, ya te digo que es algo subjetivo. Yo escribo novelas, y en ellas estos desarrollos son más continuos. En relato es todo más rápido y breve.

    Pros:
    ¡Son muchos!, así que intentaré resumir:
    - El relato está muy bien escrito. Es más, con diferencia es lo mejor que he leído por internet hasta ahora de autores amateurs. Confieso que no es mucho de momento, pero vamos, que puedes estar orgulloso de tu trabajo.
    - La historia está bien desarrollada, y he observado detalles de una buena técnica narrativa.
    - La inmersión es muy buena: rápidamente te pones en situación.
    - Hay un giro, que es lo que se pide en este tipo de escritos, cortos y rápidos. Podrías considerar, si es que no has dado el relato como definitivo, meter otro par de giros para que el lector dude hasta el final sobre quiénes son los buenos, si los dálarar o Narinian. Pero no es un punto negativo, el relato ya está bien en este aspecto.
    - Suspense: lo tiene. Yo estaba temiendo todo el rato que Thymus no tomara la decisión correcta. Buen manejo de las emociones.
    - Léxico: buen dominio del lenguaje, usando los cultimos en los momentos necesarios sin sobrecargar el texto. Para mi gusto hay alguno que sobraría, pero es simplemente debido a que yo tengo una obsesión casi enfermiza por la sencillez, jejeje. Pero no me hagas mucho caso si no quieres: tu texto es ágil y dinámico.

    No sé qué más decirte. Demuestras imaginación y buen oficio de escritor. ¡Enhorabuena!

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, soy el autor de El obelisco (http://sagaelobelisco.blogspot.com.es/), por si no lo habías deducido :-)

      Saludos!

      Eliminar
  4. Hola, Alberto. Sí que te reconocí, esa foto es la misma que tienes en tu blog, jeje. Muchas gracias por pasarte por aquí y dejar un comentario tan detallado. Intentaré aclarar esas cuestiones que me comentas.

    1º Entre ese primer momento en que el joven dáralar está dentro de Thymus y ese otro en el que surge del suelo para entrar de nuevo en él y salvarlo de Narinian hay una breve conversación entre Thymus y Narinian en medio de la cual ocurre esto: “El joven dáralar le abandonó y fue a reunirse con el recién llegado. Narinian continuó hablando como si nada.” Es una frase que, donde está, reconozco que puede pasar un poco desapercibida, lo sé, pero la explicación está ahí.

    2º En cuanto a lo rápido que Thymus hace caso o cree al dáralar, es algo que también me comentaron en el reto del foro. Hay un par de explicaciones para eso, desde mi punto de vista, claro, sé muy bien que el lector lo puede ver de manera diferente. Por un lado hay una razón técnica, es decir, estaba apurado con el límite de palabras, y he hecho unos pocos retoques para subirlo al blog, pero no me he planteado una revisión tan profunda. Por otro lado, esa respuesta de Thymus no se debe tanto a que le haga caso, sino a que Thymus responde sin pensar debido a la sorpresa que se ha llevado al escuchar las palabras del dáralar dentro de su cabeza. De hecho, la reflexión del propio Thymus inmediatamente después es de duda y piensa: “La criatura parecía sincera, pero podía tratarse de un engaño. Si incumplía las normas, fracasaría. Es lo único que sabía.” Y cuando la criatura intenta convencerle de que está en peligro, Thymus le miente para no revelar la presencia de los magos: “¿De quién hablas? No hay nadie más aquí —mintió Thymus sin atreverse a desviar la mirada hacia la pared del fondo.” Como ves, Thymus no es tan crédulo como parece, y esa es la razón por la que más adelanta también pone en duda las palabras de Narinian cuando intenta convencerlo de que atrapen juntos al dáralar.

    3º Uff, en cuanto a lo de cambiar el relato para meterle más giros a la historia, te agradezco la idea, pero creo que no me apetece, prefiero dejar la historia como está, salvo las correcciones técnicas necesarias. Si tuviera que volver a esta historia, creo que lo haría para escribir una continuación, eso sí que me puede atraer en su momento.

    4º Me alegro de que te gusten los cultismos empleados, aunque quitarías alguno. A mí también me gustan las narraciones sencillas, pero siempre he sido partidario del valor pedagógico del lenguaje, y creo que cuando este se emplea con mesura y buen criterio, suma muchos enteros (ambientación en la historia, conocimientos en el lector, amor por el buen manejo de nuestro idioma, tan rico y, a menudo, tan desaprovechado). Sé que me encontraré con lectores que lo criticarán, pero es mi forma de entender la escritura.

    5º Este punto tan solo es para agradecerte tus buenas palabras, que me animan mucho a seguir escribiendo. ¡Muchas gracias!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. 1º y 2º OK, todo aclarado. Me convencen tus explicaciones.

    3º Si te parece que el texto es definitivo, ¡no lo cambies! Insisto, el texto está bien como está, el giro argumental existe y es correcto. Fin. :-)

    4º Estoy totalmente de acuerdo conmigo. Yo le pasé mi novela El obelisco a un amigo para que se la leyera, y me dijo que había palabras cultas que quizás no todo el mundo entendería. Pero recuerdo que le dije textualmente que "igual que yo aprendo cuando leo un buen libro, aspiro que a mis futuros lectores les ocurra lo mismo con mi obra". Siempre he pensado que cuidamos muy poco nuestra lengua, que escribimos sin pensar ni releer y que no cuidamos al expresión. No es una crítica, es una reflexión general. A veces recibo e-mails en el trabajo tan mal, pero tan rematadamente mal escritos, que tengo que pedir que me expliquen qué narices han puesto. No lo digo por pedantería: tan sólo releyendo el texto que acabas de escribir (3 líneas, 4... ¿= 30 segundos/ 1 min.?) la comunicación sería más fluida. Por eso soy partidario de usar cultismos y yo mismo los utilizo, aunque a veces me asaltan arrebatos malsanos por una mayor sencillez en la narración.

    En resumen: el relato tiene la cantidad justa de cultismos, y están bien repartidos.

    ¡Te ha quedado muy bien!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Hola, Alberto. Me alegro de que hayas quedado satisfecho con mis explicaciones.
    Estoy de acuerdo con eso que dices en el 4º punto, aunque suene ambicioso creo que merece la pena querer enseñar/aprender con este tipo de lecturas, además de, por supuesto, entretener. Porque eso que se aprende luego sirve también para otros aspectos de tu vida.

    Muchas gracias por tu aportación.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado como siempre!!! Como ya te conté me los descargo y me los como en el trayecto al metro ;-) y me que absorto en la lectura deseando saber siempre que pasa!! Me encantan tus historias y este especialmente me ha parecido un cuento muy bonito!! un cuento que podría contárselo a los niños incluso con moraleja final de protección y fidelidad!!

    Genial Helkión!! TE SEGUIMOS MUCHO!!!

    GRACIAS POR PREMIARNOS CON TU CREATIVIDAD!! LA NECESITAMOS!!!

    WE♥YOU!!

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por tu comentario, no sabes cuánto me alegro de que mis historias gusten a muchos de los que las leen, es una gran satisfacción que recompensa con creces el esfuerzo empleado en su creación, con todo lo que conlleva. Y muchas gracias también a ti en particular por seguir y comentar mis trabajos de manera continuada. Puede parecer poco importante, pero no es así. Todo autor necesita sentir de alguna manera que llega a su público, pues de lo contrario lo que hace pierde un poco su sentido.

    Vuestros comentarios me ayudan mucho a seguir escribiendo este tipo de relatos. Por tanto yo también quiero daros las gracias a todos.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar